Please enable JS


Sistema americano de producción

img

Continuamos hablando de la historia del diseño industrial. Hoy conversaremos del SISTEMA AMERICANO

Abril 17, 2018/Yanko Ibarra/Historia del diseño, Contenedores, Cosntruccion, Modular

Bueno después de una pausa retomo las publicaciones referentes al diseño industrial y todo la historia que creo el camino que este siguió. Sin más delación comencemos a conocer mas sobre el mundo tan hermoso del diseño industrial.

El Sistema Americano que es conocido por permitir la producción en serie, por la normalización e intercambiabilidad de piezas, tiene sus antecedentes en Europa, pero allí no había logrado desarrollarse, posiblemente porque el artesano-artista europeo buscaba darle mediante la decoración, ajena a lo estrictamente funcional, un toque de arte, distinción y personalidad al producto de su trabajo. En los Estados Unidos, un país nuevo donde prácticamente no había ese artesano-artista, la situación y sobre todo la mentalidad del pueblo era otra.

Entre los precursores europeos de este sistema de producción mencionaremos a un armero francés, Le Blanc, que ya en la segunda mitad del siglo XVIII aplicaba el método de piezas normalizadas e intercambiables a la producción de fusiles. Thomas Jefferson, que había sucedido a Benjamín Franklin como embajador de los Estados Unidos en Francia, visitó en 1782 el taller de Le Blanc y comunicó por escrito a su país las ventajas del sistema, fundamentalmente en cuanto a la disminución de los costos.

Este sistema no tuvo éxito en Francia, tanto por problemas burocráticos, como por la resistencia que el mismo despertó entre los artesanos que veían peligrar su medio de vida, y posiblemente también, como hemos mencionado, por problemas de sensibilidad artística. La fabricación en serie requiere la simplificación al máximo de las piezas, mientras que los objetos fabricados por los maestros armeros eran elegantes y adornados.

No se puede atribuir la paternidad del sistema a nadie, pues más bien fue la concretización de una idea muy difundida. El sistema se aplicó en los Estados Unidos desde comienzos del siglo XIX y rápidamente se generalizó; posiblemente uno de los primeros que lo utilizó en gran escala fue Eli Whitney que; en 1798 propuso al gobierno fabricar 10.000 fusiles en dos años (propuesta que no alcanzó a cumplir sino varios años después). Donde primero se consolidó fue en el campo de la producción de armas de fuego debido a la gran demanda, consecuencia de la expansión territorial; la falta de obreros especializados y la inexistencia de una tradición artesanal fueron factores que coadyuvaron en esta consolidación.

Resumiendo podemos decir que la actitud europea se basaba en la tradición artesanal, mientras que la actitud estadounidense en la producción en gran escala para satisfacer necesidades a nivel masivo. Los europeos dedicaban su trabajo a valorizar el producto, los estadounidenses a producir más. En este segundo planteo está implícito un sentido comercial que se puso de manifiesto también en lo que se conoce como venta a plazo, hoy una modalidad corriente en la vida cotidiana. Al respecto merece mencionarse a Isaac Merrit SingerIsaac Merrit Singer que perfeccionó una máquina de coser desarrollada en 1844 por Elias Howe y la lanzó al mercado en 1851; con gran sentido comercial instauró la venta a plazo, y al comprender la importancia del aspecto externo la rodeó de una cubierta autoportante de metal charolado y adornada con volutas y dibujos dorados, para adaptarla al contexto social en el que se empleaba la máquina y hacerla más receptiva en un ambiente doméstico.

Otro caso típico fue la máquina de escribir, introducida masivamente por Philo Remington en 1874, cuyas características estéticas respondían a los mismos esquemas; recién a comienzos del siglo XX dejaron de usarse los elementos decorativos agregados a estas máquinas.


Maquina de escribir, Remington


Los artículos estadounidenses presentados en la Exposición Internacional de 1851 ya manifestaban lo que se llama la estética de la máquina. «El revólver Colt y la segadora McCormick, por ejemplo, eran productos cuyas formas demostraban abiertamente la estandarización de su producción y el carácter intercambiable de sus piezas, además de su función utilitaria. Por el contrario y como contraste, las "artes aplicadas" americanas eran tan caprichosas como los lujosos productos británicos que se exhibían en el Crystal Palace, e incluso más. [ ] El período durante el cual las nuevas máquinas americanas presentaron esta estética simple fue corto, pero muy discutido. [ ] Esta breve fase "protofuncionalista" del diseño americano terminó pronto, sin embargo, y muy pronto las máquinas de coser y las aspiradoras se vieron adornadas con detalles rococó o Art Nouveau, a imitación de la decoración europea, y con la intención de satisfacer lo que se pensaba era el "gusto femenino". Tuvo que pasar algún tiempo antes de que reaparecieran las formas geométricas simples y sin decorar de la estética de la máquina. [ ] No obstante, la analogía de la máquina y la producción en masa siguió influyendo de manera importante en las ideas sobre "estilo industrial"»


Revólver Colt


Como ejemplo del retorno a la estética de la máquina podemos señalar el automóvil negro fabricado en serie por Henry Ford, el modelo T el modelo T; modalidad en el campo de la industria automotriz estadounidense de corta duración, ya que el Styling señaló su ocaso.


Ford T


La producción en serie, llamada Sistema Americano, marca una etapa clave en la consolidación de una nueva forma de encarar el diseño y abre una puerta más del camino al diseño industrial.


Referencias.

1. HESKETT, J. Breve historia del diseño industrial.  Barcelona, Ediciones del Serbal, 1985, p. 56-57.

2.  SPARKE, PENNY; HODGES, FELICE; STONE, ANNE; DENT COAD, EMMA. Diseño: historia en imágenes. Madrid, Ed. Hermann Blume, 1987, p. 76-77.







Esto y
Mucho más
Descarga nuestro ebook y accede a contenido premium de nuestra revista
img

Contáctanos

Dirección

Alemania y República

Teléfono

+593 97 904 6196